Archivo de la etiqueta: Historia

No Podemos, Somos

No Podemos, Somos
La ciencia política, al igual que la economía, son ciencias del error. O del ensayo y error. Inexactas en las teorías, con hipótesis heridas de muerte por un ejército de variables o paradigmas que juegan a la ruleta rusa. Las pasiones ejercen sobre nosotros la misma fuerza que la gravedad, pues aunque puedas dar muy lógicos y razonables saltos, volverás a tierra, lastrado por un corazón que prevalece.

Son las pasiones las que nos hacen animalmente humanos, naturalmente extraños. Es la razón la que nos convierte en seres libres civilizadamente esclavos, limitadamente infinitos. Sea como fuere, el juego de la pasión y la razón nos convierte en lo que somos, seres conscientes de su propia y finita experiencia. Hemos sido capaces de configurar nuestro entorno, a diferencia de cualquier otro ser vivo. Además, pretendemos aspirar a semidioses cuando el único y verdadero dios (lo pongo en minúsculas para no ofender a ninguno) es la propia naturaleza que, con sus reglas y creando el todo sin la nada, nos hizo testigos de tan maravillosa obra. Y que no quepa duda que tiene un plan para nosotros, aunque nos haya permitido decir unas últimas palabras. Ahora, jugamos la carta del capitalismo, que bajo nuestra experiencia, sería como tener un póker, una jugada muy astuta y a que creo merece más vítores que abucheos. Pero queda una jugada maestra, la escalera real y si algo sabemos, es que la casa siempre gana… Sigue leyendo No Podemos, Somos

Anuncios

Los moken: El pueblo del mar

Dicen que donde hay agua nace la vida. Pero, ¿y si es el único elemento? Podría ser un problema, al menos para casi todas las civilizaciones en donde las tierras imperaban y los mares soportaban.

Los gitanos de mar, así conocidos coloquialmente, son un pueblo de entre 2.000 y 3.000 personas que hoy tratan de sobrevivir en el mar de Andamán, disputado tanto por Birmania como por Tailandia. Cuentan los historiadores que éstos emigraron del sur de China hace unos 4.000 años hacia las 800 islas que componen este conflictivo archipiélago.

Aunque muchos de los gitanos de mar han ido perdiendo sus costumbres, incorporándose por tanto a las sociedades que por allí imperan -véase Tailandia, Birmania, Malasia, etc…- y empujados por la industria pesquera, petrolera y turística, algunos aun conservan su tradición. Una de las más fascinantes tradiciones es que, Sigue leyendo Los moken: El pueblo del mar

“Indiana Bones”: Las tumbas de la vergüenza

Encabezado

Paul Koudounaris es un historiador que bien podría pasar por saqueador de tumbas. Aunque es cierto que su modus operandi lo haría parecer más una especie de Robin Hood de los saqueadores, el apodo con el que se ha dado a conocer su trabajo ha sido finalmente el de “Indiana Bones”. Daily Mail, rotativo británico, ha publicado un artículo fotográfico que no quería dejar escapar y que he decidido compartir con vosotros.

Hace unos 400 años, durante la Reforma protestante, muchos de los lugares dedicados al culto católico fueron destruidos ante su avance. La Reforma, que entre otras cosas significaba una fractura contra el poder de ostentación que  mantenía la Iglesia, imperó en el norte de Europa, por lo que se inició una reestructuración de las catacumbas.

Muchos mártires cristianos, que esperaban a ser nombrados santos de forma póstuma, fueron reubicados en ciudades de Alemania, Austria o Suiza por orden del Vaticano. Sigue leyendo “Indiana Bones”: Las tumbas de la vergüenza

… y cito textualmente

“Cuán loable es en un príncipe mantener la palabra dada y comportarse con integridad y no con astucia, todo el mundo lo sabe. Sin embargo, la experiencia muestra en nuestro tiempo que quienes han hecho grandes cosas han sido los príncipes que han tenido pocos miramientos hacia sus propias promesas y que han sabido burlar con astucia el ingenio de los hombres. Al final han superado a quienes se han fundado en la lealtad.

Debéis, pues, saber que existen dos formas de combatir: la una con las leyes, la otra con la fuerza. La primera es propia del hombre; la segunda, de las bestias; pero como la primera muchas veces no basta, conviene recurrir a la segunda. Por tanto, es necesario a un príncipe saber utilizar correctamente la bestia y el hombre. Este punto fue enseñado veladamente a los príncipes por los antiguos autores, los cuales escriben cómo Aquiles y otros muchos de aquellos príncipes antiguos fueron entregados al centauro Quirón para que los educara bajo su disciplina. Esto de tener por preceptor a alguien medio bestia y medio hombre no quiere decir otra cosa sino que es necesario a un príncipe saber usar una y otra naturaleza y que la una no dura sin la otra.

Estando, por tanto, un príncipe obligado a saber utilizar correctamente a la bestia, debe elegir entre ellas la zorra y el león, porque el león no se protege de las trampas ni la zorra de los lobos. Es necesario, por tanto, ser zorra para conocer las trampas y león para amedrentar a los lobos. No puede, por tanto, un señor prudente -ni debe- guardar fidelidad a su palabra cuando tal fidelidad se vuelve en contra suya y han desaparecido los motivos que determinaron su promesa…

(…) No es, por tanto, necesario a un príncipe poseer todas las cualidades anteriormente mencionadas, pero es muy necesario que parezca tenerlas. E incluso me atreveré a decir que si las tiene y se las observa, siempre son perjudiciales, pero si aparenta tenerlas, son útiles. (…) pues los hombres en general juzgan más por los ojos que por las manos, ya que a todos es dado ver, pero palpar a pocos.”

Nicolás Maquiavelo, “El Príncipe” (1531)

CONSPIRACIONES QUE RESULTARON SER CIERTAS (PARTE 2)

Como prometimos, llega la segunda entrega de “Conspiraciones que resultaron ser ciertas”. Esta vez, dejando un poco de lado el tema de la experimentación en seres humanos, iremos un poco más hacia atrás en el tiempo. El escenario: la Segunda Guerra Mundial.

Operación Paperclip

Todo comenzó con la Lista Osenberg. Tras la flagrante derrota alemana en la Operación Barbarroja y el ingreso de EEUU en el la II Guerra Mundial, Alemania decidió cambiar de estrategia. Hitler, por entonces, ordenó elaborar una lista de grandes científicos alemanes para incorporarlos a la causa militar y tratar de desarrollar nuevas armas. Esta lista contenía nombres como Wernher von Braun, un portentoso científico, inventor de los cohetes V-2, y que ya desde la década de 1930 trabajaba con Hermann Oberth, padre del cohete alemán. Además, la lista reflejaba otros como Otto Ambros, uno de los autores de crear y utilizar el gas Zyklon-B en los campos de concentración nazis. De hecho, fue él quien tomó la decisión de construir una fábrica al lado Austwitchz para producirlo allí mediante mano de obra del propio campo de concentración con los que después experimentaba. Todos ellos pasaron a engrosar el aparato militar del Reich. Sigue leyendo CONSPIRACIONES QUE RESULTARON SER CIERTAS (PARTE 2)

Y cito textualmente…

“La naturaleza ha hecho a los hombres tan iguales en sus facultades corporales y mentales que, aunque pueda encontrarse a veces un hombre manifiestamente más fuerte de cuerpo, o más rápido de mente que otro, aun así, cuanto todo se toma en cuenta en conjunto, la diferencia entre hombre y hombre no es lo bastante considerable como para que uno de ellos pueda reclamar para sí beneficio alguno que no pueda el otro pretender tanto como él. Porque en lo que toca a la fuerza corporal, aun el más débil tiene fuerza suficiente para matar al más fuerte, ya sea por maquinación secreta o por federación con otros que se encuentran en el mismo peligro que él. (…)

De esta igualdad de capacidades surge la igualdad en la esperanza de alcanzar nuestros fines. Y, por lo tanto, si dos hombres cualesquiera desean a la misma cosa, que, sin embargo, no pueden ambos gozar, devienen enemigos; y en su camino hacia su fin (que es principalmente su propia conservación, y a veces sólo su delectación) se esfuerzan mutuamente en destruirse o subyugarse. (…)

Así pues, encontramos tres causas principales de riña en la naturaleza del hombre. Primero, competición; segundo, inseguridad; tercero, gloria. (…)

Consecuencia de esta guerra de todo hombre contra todo hombre es también que nada puede ser injusto. Allí no caben las nociones de bien y mal, de justicia e injusticia. Donde no hay un poder común, no hay ley. Donde no hay ley, no hay injusticia. En la guerra, la fuerza y el fraude son las dos virtudes cardinales. La justicia y la injusticia no son una facultad del cuerpo ni de la mente. Si lo fueran, podrían estar en un hombre que estuviera solo en el mundo, como sus sentidos y pasiones. La justicia y la injusticia son cualidades relativas a los hombres viviendo en sociedad, no en soledad. Es consecuente también con la misma condición que no haya propiedad, ni dominio, ni distinción entre lo mío y lo tuyo; sino sólo aquello que todo hombre pueda tomar; y por tanto tiempo como pueda conservarlo. (…)”

Thomas Hobbes, Leviatán. (1651)

¿Qué se esconde “Bajo el Panteón de París”?

Muchos habéis preguntado por qué decidí llamar al blog “Bajo el Panteón de París” y qué historia encierra este nombre.

Bien, antes de desvelaros qué se esconde bajo el Panteón de París -esta vez sin mayúscula-, quería volver a agradecer todos el apoyo que he recibido en esta pequeña (¿o gran?) aventura. La realidad es que, a día de hoy, conseguir hacerse un hueco en la red es verdaderamente complicado. Aun así, gracias a todas esas formas de aportar vuestro granito de arena, pues somos cada día más los que intentamos encontrar respuestas. Cierto es que, cuando uno decide emprender mas cuando de forma altruista se trata, en este mundillo literario-periodístico-divulgativo (no sabría muy bien definirlo) y no eres capaz de conectar con esta gran comunidad, tienes los días contados. Son vuestras lecturas las que nos hacen invertir nuestra energía en hacer lo que más nos gusta: escribir y tratar de aprender juntos; también informar. ¡Ojo! Sin creeros nada. Nunca.

Haciendo hincapié en el célebre Jean Jacques Rousseau y su cita “La juventud es el tiempo de estudiar la sabiduría, así como la vejez es el tiempo de practicarla” diré en mi defensa que -aún- soy joven y me queda mucho por aprender. Pido, por tanto, paciencia si cometo algunos errores en mis artículos, sobre todo en los que doy mi opinión. Espero, a pesar de todo, que sigáis disfrutando tanto como yo de “Bajo el Panteón de París”.

Pero… ¿Qué se esconde Bajo el Panteón de París?

Pues lo que verdaderamente se esconde bajo el Panteón de París son los restos del mencionado Jean Jacques Rousseau, polímata franco-helvético que influyó sobremanera en las ideas que germinaron la Revolución Francesa. Por polimatía se entiende “la sabiduría que abarca conocimientos diversos”, pues éste fue escritor, filósofo, músico e incluso botánico y naturista. Autor de “El contrato social” y “Emilio”, entre otras grandes obras, se le atribuye el término de “voluntad general”, por el que apela al pueblo como soberano. Nació en Ginebra, Suiza, el 28 de junio de 1712 y falleció en Ermenonville, Francia, el 2 de julio de 1778.

No quiero extenderme mucho más, pues será sin duda un gran protagonista en la sección “Y cito textualmente…”, explicaré brevemente las ideas que este romántico dejó.

En su modelo político, Rousseau atribuye al pueblo la función de soberano. A este término no le asigna características que designan a una sola clase o nación, sino la representación de una comunidad de los que desean formar un Estado y vivir bajo las mismas leyes que son la expresión de la voluntad general.

Rousseau plantea, en “El contrato social”, que la comunidad así concebida voluntariamente por los hombres debe ser “capaz de defender y proteger, con toda la fuerza común, la persona y los bienes de cada uno de los asociados, pero de modo tal que, cada uno de éstos, en unión con todos, sólo obedezca a sí mismo, y quede tan libre como antes”. Resume muy bien los esfuerzos de su obra por hacer ver que estableciendo un ente (el Estado), al que ceder la soberanía -que de por sí- reside en el pueblo, sería absurdo poder pensar que se pudiese volver ante los intereses de la “voluntad general”.

No se alinea con ninguna de las organizaciones políticas, por entonces la monarquía o la aristocracia, pero sí que se posiciona en favor de la República, pues en ella las leyes están desarrolladas conforme al orden social, establecido por la naturaleza del pacto social y no por las convenciones humanas de un sólo individuo. Como veis, en esta idea reside potencialmente la idea de democracia. (Rousseau la concebía como un gobierno directo del pueblo. El sistema que defendía se basaba en que todos los ciudadanos, libres e iguales, pudieran concurrir a manifestar su voluntad para llegar a un acuerdo común, a un contrato social: “toda ley que el pueblo no ratifica, es nula y no es ley», explica, «la soberanía no puede ser representada por la misma razón que no puede ser enajenada»).

Esta asociación, que supone el reino de la ley común, obedece por tanto a que el individuo, al entregarse al pacto social, se obedece a sí mismo, ya que las leyes, que se fundamentan en la ya explicada voluntad general, convierten a este mismo ciudadano (a partir de ahora) en legislador, al deliberar públicamente en la creación de las reglas, y, a su vez, en súbdito, al someterse libremente a la obediencia de las mismas. ¡¡Booom!!

¿Qué mejor forma que homenajear al creador de estas ideas?

Feliz paseo.

 

¿Quieres saber más? Resulta que debajo del Panteón de París también se encuentran los restos de Voltaire, uno de los mayores opositores a las ideas de Rousseau, al que incluso le atribuyen el demérito de apartarle de la vida pública durante su intermitente exilio, pues dijo de él cosas tales como “que se valía de la sensiblería y la hipocresía”.

 

CONSPIRACIONES QUE RESULTARON SER CIERTAS (PARTE 1)

Hoy he querido traeros un pequeño artículo de investigación sobre aquellas conspiraciones que, al final, resultaron ser ciertas. En ocasiones ha sido el mismo gobierno el que ha revelado la verdad, otras, ha sido resultado de labores de investigación de asociaciones independientes. En cualquier caso ha resultado cierto aquello de “cuando el río suena, agua lleva”. Quién sabe qué puede estar sucediendo ahora… Lo que está claro es que no sabemos toda la verdad. Tal vez en nuestro propio beneficio, quién sabe.

Poco a poco iré subiendo aquellas que me parezcan las más interesantes e iré compartiéndolas con todos vosotros.

Operación MK Ultra

La “Operación MK Ultra” fue desarrollada por la CIA, presidida entonces por Allen Dulles, que dio comienzo en el año 1953. El objetivo de dicho programa era el de controlar la mente del individuo con el fin de poder extraerle información en, por ejemplo, interrogatorios. El operativo autorizaba el uso de diversos tipos de drogas (como el LSD), señales eléctricas y mensajes subliminales.

La Agencia, por entonces, financiaba la operación con un 6% de su presupuesto, gastando millones de dólares. Es por esto que hay historiadores que sostienen que el verdadero fin del “MK Ultra” era el de mejorar los métodos de tortura en interrogatorios, mientras, por otro lado, se filtraban experimentos extraños para alimentar a la “mass media”.

Para que os hagáis una idea de la magnitud del proyecto, os enumero el tipo de sustancias que se utilizaban y los efectos que sobre el ser humano tenían, según un documento del MK Ultra en el año 1955 (Wikipedia):

  1. Substancias las cuales promovían pensamiento ilógico e impulsividad hasta el punto en que el sujeto perdía credibilidad en público.
  2. Substancias que aumentaban la eficacia de la mentalización y de la percepción.
  3. Materiales que prevenían o contrarrestaban los efectos del alcohol.
  4. Materiales que promovían los efectos intoxicantes del alcohol.
  5. Materiales que producen síntomas y signos de enfermedades reconocibles en forme reversible de manera que pueden ser usados para hacer creer a las personas que están enfermas, etc.
  6. Materiales los cuales ayudan a una inducción rápida de hipnosis o potencia su utilidad.
  7. Substancias las cuales mejoraban las capacidades de los individuos para soportar la privación sensorial, tortura y coerción durante la interrogación y el así llamado “lavado de cerebro”.
  8. Materiales y métodos físicos que producen amnesia para los eventos que preceden o durante su uso.
  9. Métodos físicos para producir shock y confusión por periodos extendidos de uso y uso subrepticio.
  10. Substancias que producen incapacidad física como parálisis de las piernas, o anemia aguda etc.
  11. Substancias las cuales producen euforia “pura” sin depresión posterior.
  12. Substancias las cuales alteran la estructura de la personalidad de tal manera que el recipiente se ve facilitado a ser dependiente de otra persona.
  13. Un material que produce confusión mental como la del tipo que el individuo se ve impedido a cuestionar las órdenes que se le dan.
  14. Substancias las cuales bajan la ambición y la eficiencia laboral cuando son administradas en cantidades indetectables.
  15. Substancias que promueven déficit auditivo o visual, preferiblemente sin efectos permanentes.
  16. Una píldora Nocaut que puede ser dada subrepticiamente en bebidas, comida, cigarros como aerosol, etc., la cuales debían ser seguras de usar produciendo amnesia, y portátil para ser usado por agentes de campo.
  17. Un material que pudiera ser administrado subrepticiamente por las vías descritas anteriormente, y que en pequeñas dosis hiciera que un hombre quedara completamente inhabilitado.

Como podéis ver, hay incluso una substancia que mejora la eficacia de la mentalización y de la percepción. Ver para creer.

Desde la perspectiva de los candidatos a llevar a cabo los experimentos, algunos eran incluso empleados de la propia CIA. Militares, indigentes, prostitutas, médicos hasta incluso miembros del gobierno podían ser sujetos de las pruebas. Muchas de las veces sin que éstos supieran lo que iba a suceder. Cabe destacar que el LSD fue descatalogado por sus efectos impredecibles, porque además provocaba un alto índice de fallecidos cuando se mezclaba con otro tipo de sustancias.

Pues bien, la “Operación MK Ultra” fue reconocida como verdadera por la comisión presidencial Rockefeller en el año 1975, presidida por el Presidente Gerald Ford, para aclarar las actividades que había o estaba llevando a cabo la CIA.